sábado, noviembre 5

La Araña, La Mosca y El Gato…

El otro día estaba pensando. Y pensaba en la niñez. Las cosas que uno hace a cierta edad, si saber el motivo, mas que solo divertirse. La maldad que se presenta en uno, como por ejemplo la famosa lupa (adquirida para el colegio, y cabe aclarar, usada para hacer un carajo en el mismo), con la cual, y aprovechando el día soleado, se intentaba rostizar, carbonizar, y distintos tipos de nombre para esta tortura, por la cual Greenpeace junta firmas para erradicarla de los útiles escolares…
…También me acordaba de esa noche que no besamos bajo la luz de la luna….
...Perdón me equivoque de relato,. Prosigo. Pensando en animales recordé, la de poner la mosca en tela de araña, para ver a la misma, y ahí de golpe vi como uno de chico comienza sus primeros pasos con los 3 bichitos.
Uno de chico, para ver la araña, tiene que conseguir una mosca, pero claro te nadie avisa que las moscas las atrapa solo Miyagi con los palitos, y uno boludón de 5 o 6 años, corre moscas todo el día como un condenado, llega un momento que los palitos ya los usaste, de lanza, flecha con fuego; usaste el repasador, la manopla, el papel adhesivo, y al termino de la mañana cuando las madres llaman a comer estas, con el repasador de vincha, la manopla de collar, los palitos en las orejas y papel adhesivo en partes por todo el cuerpo si te hubieras afeitado de pies a cabezas, pero sonriente con la mosca.
Y bueno siempre había que trabajar para conseguir la mosca.
Así es que al crecer evoluciona, es un proceso similar pero un poco más complejo.
Para ver la araña primero hay que conseguir la mosca, pero claro a esa edad las mosca esta lejos, la tienen los padres y todavía en esa etapa uno no esta canchero con como para tocar la flauta e hipnotizar a la araña para que salga sola, así que es ahí donde unos pinta, lava, pasea al Bobby, lo baña, lo ayuda al hermanito con la tarea, levanta la mesa, y mientras va a un conservatorio de flauta, y claro va al colegio.
Y sin mas un día llega el beneficio, le van dar la mosca, esa para q salga la viuda negra y….
… Eso? Se pregunta uno, la mosca esta justa, pero para una araña de casa antigua, con años recorridos, que más que disfrutar con el paso del tiempo te preguntas: si fuera ahora esperarías un poco más para aprender a tocar la flauta? pero en ese momento le tiras la mosca y disfrutas el momento de forma gloriosa.
Y Por ultimo, La ultima etapa, la adultez. Donde uno ya tiene su mosca para uso personal, saber tocar una notas en la flauta, capaz encontró un para de telas de araña (dicen que hay 7 por persona aprox.), y ahí esta uno con araña mas complejas están todas esperando ver la mosca, menos la ultima del la que anda cerca del pasto del patio del fondo, en la cual sin querer se un día casi se la come el sapo y le dejo “media media”, y uno va y pone una mosca para verla, pero no, quiere mas otra mosca, algún mosquito, furor entre las arañas europeas, y/o alguna libélula, famoso entre las arañas asiáticas.
Pero claro uno no tiene todo eso, y de nuevo comienza la odisea…
Pedir a Francia mosquitos, por que a esa edad uno no se pone a casar como un boludon, usa el Delivery, aprende japonés llama a Tokio y pide mosquitos. Como es de esperarse tarda unos días en llegar, momento en el cual llega un bichito nuevo, que por suerte no es la tortuga, sino que es el gato, que hace de distracción hasta que lleguen los envíos, simpático, cómodo, deambula por los tejas y las calles día y noche, no pide atención, y con una pelota de lana y poco de leche lo dejas contento. Y tiras mientras llega el embarque.
Así es como la mosca y la araña, conviven en nuestra vida desde nuestra niñez y como el gato ayuda a poder vivir en armonía, en la adultez.
Por que para no echarle fly a la araña por que no le gusta la mosca que hay, uno le da el gusto y mientras el se entre tiene con el gato.
Sin mas los dejo para que lo piensen, y sepan que arañas hay millones, los gatos siempre están por ahí, pero sin la mosca ninguno de los 2 se acerca a uno.